Estrategias de Negocio que Todo Emprendedor Debe Saber

Los emprendedores como tú crean nuevos empleos, mejoran los estándares de vida, y aumentan la competitividad económica del país.

Sin embargo, empezar un restaurante, cafetería, lavandería, o cualquier otro tipo de negocio no es algo fácil de hacer, y el camino al éxito está lleno de retos, obstáculos, y errores de los que se deben aprender para mejorar y llegar al éxito.

Queremos darte unos tips a ti, dueño de un restaurante, lavandería, o cualquier otro tipo de pyme, para que comiences a desarrollar tu negocio, o para que continúes trabajando por ese sueño:

  1. Pasión: El camino estará lleno de retos y obstáculos que deberás vencer. Sin embargo, debes recordar que tus derrotas probablemente te van a llevar al éxito solamente si te aferras a la pasión que te llevó a iniciar esta aventura. Empezar un negocio sin una visión de a dónde quieres llegar y un por qué te dejará sin dirección, exhausto, y a la larga, de regreso a dónde empezaste. Por eso, busca solucionar un problema que exista en el mercado partiendo de un interés que te apasione.

  2. Define tu mercado: escoge una pequeña parte del mercado que haga sentido de acuerdo a tu alcance. Por ejemplo, si eres dueño de un restaurante pequeño, sería una estrategia inteligente la de permanecer en tu misma región geográfica y de apuntar a tus vecinos de la colonia. Conocer mejor sus gustos, preferencias, y costumbres te permitiría comenzar tu negocio con mayor seguridad de éxito.

Por otra parte, el internet te brinda un alcance a clientes potenciales casi infinito, pero es vital que para empezar, limites tu mercado de forma realista y permanezcas con aquellas personas que tienen un interés genuino en tu producto o servicio.

  1. Invierte de manera inteligente: tomar riesgos es algo que un emprendedor hace día a día, pero esto no significa que los deba tomar sin una estrategia o lógica detrás. Antes de llevar a tu negocio al siguiente nivel debes de conocer perfectamente bien a las necesidades de tus clientes.

Para empezar, desarrolla un producto o servicio en su nivel más básico posible. Una inversión pequeña en este proceso de desarrollo te permitirá conocer aún mejor las necesidades y preferencias de tus clientes. Después de hacer esto, haz las modificaciones necesarias a tu modelo de negocio antes de que empieces a invertir cantidades de dinero más fuertes.

¿Quieres saber cuál es la mejor opción para proteger a tu negocio con un seguro? Déjalo en manos de Covela, el asesor digital de seguros para pymes.

Por ejemplo, vamos a suponer que quieres poner una cafetería. Antes gastar en la renta de un local, contratar empleados, comprar mesas y sillas, ambientar, etc. debes de pensar qué tipo de cafés o comidas vas a vender. Después, produce unos cuantos cafés y platillos y trata de venderlos al mismo precio que los venderías cuando ya tengas tu cafetería en forma. Fíjate cómo responden tus clientes: si les gustó el producto, si se les hizo caro/barato, si lo compraban más cuando el ambiente era más tranquilo, etc. y haz los cambios que consideres necesarios para lograr vender más complaciendo al cliente.

  1. Sé honesto: este consejo aplica para ti mismo, tus empleados y tus clientes. Sé honesto sobre lo que puedes y estás dispuesto a comprometer para crear tu negocio. No te servirá de nada sobreestimarte cuando en realidad, no tienes el capital y/o el tiempo para comprometer al proyecto.

  2. Utiliza redes sociales, pero no las sobre-utilices: las redes sociales y el internet son una plataforma muy poderosa para hacer crecer tu negocio por medio de publicidad. Te pudiera ayudar para que se corra la voz sobre tu producto en cuanto lo lances al mercado. Sin embargo, debes ser cuidadoso de no poner todos tus huevos en una canasta online. Por eso, experimenta y mide los resultados de tus campañas de publicidad, después evita desperdiciar recursos evaluando la relación costo vs. beneficios que la publicidad online te puede dar.

  3. Tu mejor publicidad es tu reputación: tu negocio crecerá en la medida en que proveas al cliente un servicio o producto de calidad que satisfaga sus necesidades. Cuando un negocio es bueno en lo que hace, los clientes llegan solos porque ellos te recomiendan con sus amigos o familiares.

  4. Busca un mentor: emprender puede ser emocionante, frustrante, y aterrador. Todo al mismo tiempo. Por eso, recuerda que a pesar de que las nuevas generaciones pueden llegar a ser más conocedoras de la tecnología a comparación de aquellos que ya llevan años en el mundo de los negocios, aún hay principios básicos de emprendimiento que son pulidos con el paso de los años. Toma ventaja de cualquier oportunidad de conseguir un mentor para ganar aprendizaje.

¿Necesitas un seguro?