Formas en que un Seguro Puede Salvar a tu Empresa

Un seguro es un producto que todo dueño de un negocio debe de adquirir y esperar nunca usarlo.

Cualquier negocio corre riesgos que deben de ser manejados de manera eficiente para evitar pérdidas que podrían llevarlo a la bancarrota. Y para ello, los seguros son una parte fundamental de una estrategia de manejo de riesgos.

Haz un ejercicio mental e imagina tener que apartar fondos financieros por todos y cada uno de los incidentes que podrían suceder en tu empresa. No tardarás mucho en darte cuenta de que esto es simplemente imposible.

A continuación, te presentamos varias formas en que un seguro podría salvar a tu empresa en caso de que suceda un imprevisto.

1. Un empleado filtró información confidencial de nuestros clientes de forma accidental.

Una compañía enviaba un boletín mensual a sus clientes vía correo. En una ocasión, un empleado adjuntó un archivo que contenía información de pagos de los clientes y ésta era confidencial.

En cuanto los administradores de esta compañía se dieron cuenta del error cometido, los abogados recomendaron contactar a los clientes, y asesorarlos para que protegieran sus cuentas bancarias de posibles fraudes.

El costo de este servicio de asesoría le costaría a la compañía varios cientos de miles de pesos, sin mencionar el costo de las posibles demandas por parte de los clientes.

Sin embargo, porque esta compañía tenía un seguro, cubrieron parte de los costos de asesoría a los clientes afectados, y contrataron a una compañía de relaciones públicas para manejar de mejor manera su reputación. Finalmente, su cobertura para costos legales les protegió y evitaron cerrar su negocio o tener que levantar dinero para circunstancias inadvertidas.

2. Un accidente natural destruyó mis instalaciones y no pudimos operar por casi medio año

Hace unos meses hubo un terremoto cerca de la ciudad. Afortunadamente, se evacuó el edificio a tiempo, pero éste quedó inservible después de que se realizaron las revisiones de protección civil. Las reparaciones necesarias tomarían varios meses.

Más allá de los daños al bien inmueble de la compañía, la empresa también perdió un lugar en donde trabajar. Encontrar oficinas para un periodo de tiempo corto es difícil, por no mencionar el precio.

Afortunadamente, esta empresa tenía un seguro para propiedades y otro seguro por interrupción de operaciones. Las coberturas de seguro cubrieron los costos de reubicar las oficinas en un lugar temporal, y también cubrieron las pérdidas generadas por el cierre temporal de la empresa.

3. Mi gerente de producción tuvo un accidente en nuestra fábrica

Hace unos meses cerramos un contrato con el gobierno, y teníamos que empezar a producir a principios de este mes. Sin embargo, el gerente de producción de mi empresa sufrió un accidente en horario de trabajo y por ello, tuvo que ser hospitalizado de forma inmediata.

El seguro cubrió todos los gastos médicos y el tratamiento de rehabilitación posterior. Ahora, después de unos meses de recuperación, ya está de vuelta con nosotros.

¿Necesitas un seguro?